miércoles, febrero 21, 2024
Banner Top

Cuando se lee, conversa y analiza en artículos, libros y foros sobre el tema de ciudades inteligentes, me surgen una serie de interrogantes para nuestro contexto regional:

 

¿Cuáles son los criterios para que una ciudad latinoamericana sea inteligente?

 

¿Qué ciudades de nuestra región cumplen con esos criterios?

 

Nuestra región es la segunda del mundo por su nivel de habitantes –80%– de la población viven en zonas urbanas. Este fenómeno de urbanización se acentuó en la segunda mitad del siglo XX; en 1950, apenas el 42% de la población de la región vivía en ciudades. Se estima que para el 2050 el 70% de la población mundial (más de 6.000 millones ) vivirá en ciudades  (datos de Naciones Unidas, Departamento de Asuntos Económico y Sociales, División de Población). En este contexto todas las aglomeraciones urbanas presentan diversos retos. Cada vez más, las grandes ciudades y las áreas metropolitanas son vistas como sistemas complejos con conexiones entre sus diferentes ambientes e individuos. Por ello, cada vez son más importantes la planificación urbana y el desarrollo de mecanismos de decisión dinámicos que tomen en cuenta el crecimiento y la inclusión de procesos de participación ciudadana.

 

Hoy en día con el acelerado crecimiento tecnológico de los últimos 10 años, que fue paulatinamente llegando a las ciudades en Latinoamérica, con el internet 3G, 4G y ahora el 5G, -y quizás con que más nos encontramos pronto-, lo cual aceleró aún más el cambio para así lograr una mayor eficiencia en los procesos de administración, control y gobernanza. Pone de manifiesto el libre uso de las tecnologías a disposición del ciudadano, para interactuar de manera más directa con marcas, personas, instituciones y gobiernos, lo cual plantea un gran desafío para quienes planifican, organizan y controlan ciudades, sin embargo, esto solo no basta para crear ciudades inteligentes.

 

 

¨Una Ciudad Inteligente y sostenible es una ciudad innovadora que utiliza las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y otros medios para mejorar la toma de decisiones, la eficiencia de las operaciones, la prestación de los servicios urbanos y su competitividad. Al mismo tiempo, procura satisfacer las necesidades de las generaciones actuales y futuras en relación con los aspectos económicos, sociales y medioambientales¨ (Unión Internacional de Telecomunicaciones (Grupo Temático sobre ciudades sostenibles e inteligentes, 2014).

 

Desarrollar una ciudad más inteligente supone contar con resultados efectivos y cuantificables, que pueden ser verificados por los habitantes y por quienes visitan la ciudad. No obstante, las ciudades se convierten en inteligentes solamente cuando logran afrontar sus retos complejos de manera integral. En este sentido, deben ir más allá de la tecnología y utilizar los activos y la información existentes en el ámbito local para elaborar una estrategia de desarrollo que contemple aspectos medioambientales, urbanos, sociales y económicos.

 

¨El concepto de Ciudad Inteligente parte de la perspectiva de que la tecnología es un factor indispensable para que las ciudades acompañen el ritmo de transformación de la sociedad y cumplan con las expectativas y necesidades de la población. Además, este concepto ha demostrado ser fundamental para aumentar la eficiencia de los centros urbanos y para mejorar la gestión de recursos por medio de procesos cada vez más participativos¨.

 

¨Para administrar y mejorar las ciudades, es necesario conocer lo que sucede en ellas y en sus diferentes regiones. Eso solamente es posible modificando las estructuras de gobierno y los procesos de comunicación y participación de los diferentes actores que intervienen en su gestión¨ (Fuente BID).

 

Cuando hablamos de ciudad inteligente surgen estos enfoques anteriormente expuestos por parte de organizaciones internacionales y expertos en sistemas, donde el tema: educación ciudadana queda totalmente fuera del discurso.  No basta con escuchar en algunos gobernantes locales: ¨poner a las personas en el centro para una ciudad inteligente¨ sin una política pública de educación ciudadana que integre a las instituciones educativas. Sin este componente -a mi juicio- no lograremos completar el circulo para que una ciudad Latinoamericana sea inteligente.

 

¿Cómo mejoramos una gestión de ciudad inteligente con niveles educativos por debajo de países desarrollados en el mundo?

 

 

Para una ciudad inteligente se requieren ciudadanos inteligentes, conscientes y respetuosos, de lo contrario cualquier iniciativa orientada a generar mayor eficiencia en la ciudad se cae sin este precepto. Mucha literatura con la moda del Smart Cities que nos vienen a vender de Europa y Estados Unidos, como los espejitos de la conquista, sin todavía establecer criterios básicos para definir una ciudad inteligente considerando que la región es la segunda del planeta con mayor nivel de urbanización y con los indicadores más bajos en nivel educativo acrecentados como resultado de la pandemia.

 

Titulares como este en periódicos y artículos de divulgación afirman este planteamiento

 

¨Los niveles de educación retrocedieron al menos una década en América Latina por el impacto de la pandemia y existe el riesgo de que se pierda una generación de estudiantes si los gobiernos no toman medidas urgentes para mantener a los niños en las escuelas, advirtió el jueves el Banco Mundial¨. (fuente Los Angeles Times)

 

¨La UNESCO, UNICEF y CEPAL alertan que al ritmo actual América Latina y el Caribe no alcanzará las metas de educación planteadas por la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible¨ ( fuente UNICEF)

 

Para una ciudad inteligente se requieren ciudadanos inteligentes que respeten las normas de convivencia, cuiden su ciudad, los patrimonios, las calles, respeten al ciudadano a pie, entre otras conductas para convivir en una ciudad. Gobiernos con foco en mejoras tecnológicas y de infraestructura urbana sin integrar la educación ciudadana, la cual será –la nueva educación para la segunda mitad del siglo XXI– es uno de los grandes desafíos para la región.

 

Una ciudad inteligente requiere de ciudadanos educados en conciencia cívica y respeto por los demás

 

Luego profundizaremos aún más en este tema

 

Por Guillermo Zurita Godoy

Consultor en City Marketing / Marca Ciudad Latam

Secretario Técnico comisión Marca Ciudad / FLACMA

 

 

 

Comentarios

comments

SIGUENOS

    Nombre (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Ocupación (requerido)

    Ciudad (requerido)

    Asunto

    Mensaje

    banner-achm
    conversemos-la-ciudad-banner